Manifiesto Martes Santo 2021

ACOMPAÑEMOS AL CRISTO DEL PERDÓN EN LA INTIMIDAD DE NUESTROS CORAZONES


Hoy es Martes Santo, Señor, Martes del Perdón, un año nuevo, un año más, pero tan distinto a cualquier otro que casi no se parece a sí mismo, que casi no se parece a nada que hubiéramos vivido antes y digo “casi” porque esta noche, aunque echaremos de menos muchas cosas y a muchas personas no estamos dispuestos a dejarnos vencer por el abatimiento y la desilusión.

En 2020 fue la primera vez desde la fundación de nuestra Hermandad, hace 40 años, que el Cristo del Perdón no hizo su estación de penitencia por las calles de Almería pero como en esta ocasión, nuestro Cristo estuvo y estará más cerca que nunca de su gente, de los almerienses, de todas aquellas personas que necesitan apoyo y consuelo.

Ha sido un año duro, en muchos momentos nos hemos sentido perdidos “en las tinieblas densas de nuestras dudas y ansiedades”, por ello, esta noche de Martes Santo de 2021, nuestros pensamientos y nuestras intenciones estarán marcados por la pandemia, por el virus que ha dado la vuelta a nuestra vida y un año después de su comienzo nos sigue poniendo a prueba cada día.

Te pedimos Señor que consueles a todas las familias que han perdido a alguno de sus miembros en estos días terribles, en los que la enfermedad y la muerte se han convertido en nuestros compañeros de viaje.

Te rogamos que ilumines a los científicos para que el fin de este mal esté lo más cerca posible y día a día se convierta en una realidad.
Te suplicamos también Señor que infundas fuerza y coraje a todas aquellas personas que se dedican al ámbito sanitario, y que durante los días más duros se revelaron como auténticos héroes.

Dirigimos nuestra oración a pedir por todos aquellos que con su trabajo, esfuerzo y sacrificio han conseguido dotar de cierta normalidad a este periodo convulso y difícil que estamos atravesando.
Acuérdate Cristo del Perdón de todas las familias que como consecuencia de la pandemia han perdido su trabajo y se encuentran en una situación vulnerable.

También tendremos presentes a los profesores que han conseguido reinventarse para atender a todos los niños y jóvenes que han respondido valientemente ante un reto tan difícil.

Por todos ellos, merece la pena que el Cristo del Perdón procesione en nuestros corazones y de este modo íntimo recorra las calles de Almería, cada rincón de nuestra ciudad, “para librarnos de nuestros egoísmos, de nuestras preocupaciones y de nuestro dolor” porque a pesar de todo la vida sigue y queremos estar siempre contigo, cerca de ti, Señor.

Hoy martes Santo, la luna volverá a brillar e iluminar la fachada de San Ildefonso esperando que crujan las bisagras y se abra la puerta; la Catedral de la Encarnación permanecerá oscura y en silencio intentando escuchar ese toque de silencio que cada año nos conmueve y nos llega a lo más profundo del alma; la Virgen del Mar, en su Basílica esperará ansiosa la llegada de Jesús y la carrera oficial estará más desierta que nunca, expectante porque sabe que ese es su momento, el de las túnicas y los capuces negros, el de los tambores destemplados y los faroles. Y echaremos de menos salir de carrera oficial y llegar a Puerta de Purchena, y nos emocionaremos recordando ese toque de silencio frente a la casa de Hermandad que nos anuncia que nuestro Viacrucis penitencial de silencio está tocando a su fin y añoraremos el olor a incienso al entrar en San Ildefonso ya de vuelta con los pies cansados y el espíritu rebosante de alegría.

De este modo, echando de menos, añorando lo que el virus nos ha robado, ofreceremos nuestra oración y nuestro sacrificio, como dice la oración del Santo Cristo del Perdón en nuestro día a día.

Esta noche no la olvidaremos, y con el paso del tiempo formará parte de nuestros recuerdos como una excepción amarga, como un mal sueño, y por eso confiamos en ti y te pedimos que nos ayudes, que nos reconfortes, que nos permitas encontrar consuelo en la oración y disfrutar de tu presencia, ayúdanos a recuperar la esperanza y a dibujar un futuro de amor como tú nos enseñas con tu ejemplo, para que como Hermanos y miembros de esta sociedad consigamos perdonar y perdonarnos, y al igual que Jesús en la cruz, después de su calvario y en medio de su dolor seamos capaces de construir un futuro nuevo a partir del PERDÓN.

“Padre, perdónalos, porque no saben lo que hacen” (Lc. 23, 34).

Deja un comentario

Copyright © Hermandad El Perdón 2021. Todos los derechos reservados.